Tipos de lesiones musculares


¿Quieres conocer los tipos de lesiones musculares? A continuación, te presentamos sus principales características:

Contusión muscular: es una lesión traumática directa en el tejido muscular muy habitual, primordialmente en los deportes de contacto; generalmente afecta al vientre de ese tejido. Ocasionada por el impacto mecánico de un agente externo, donde la fuerza del impacto no penetra en la piel, puede ser ocasionada por un golpe, una caída o bien una patada. Al comienzo se identifica por dolor, impotencia funcional y pérdida de sangre.

La lesión muscular ocasionada por una contusión cambia dependiendo de la contracción muscular o bien no a lo largo del trauma. Con el músculo relajado, hay una lesión de más capas musculares, puesto que la fuerza se transmite hasta el hueso por exactamente las mismas capas. En un músculo contraído, la lesión es superficial, puesto que la energía es absorbida por la musculatura y no atraviesa todas y cada una de las capas.

Su restauración es espontánea, mas en dependencia de la gravedad del choque puede transformarse en algo grave. Su tratamiento empieza con aplicación de hielo in situ, pomadas antiinflamatorias, reposo, alargamiento y retorno a las actividades físicas en el momento en que el dolor haya cesado.

Estiramiento muscular: el músculo se somete a una tracción excesiva más allá de sus límites, afectando al centro del vientre muscular. Es una lesión indirecta, pues no hay contacto entre los practicantes, no hay impacto externo en el músculo. Ocurre habitualmente en las extremidades inferiores, con rotura parcial de las fibras musculares.

Su tratamiento empieza con hielo local, calmantes y antinflamatorios (con receta médica), reposo y elevación de la extremidad perjudicada. El retorno a las actividades debe contar con el apoyo de profesionales especializados para no tener recaída.

Distensión muscular: es una rotura parcial de fibras musculares con mayor intensidad que el estiramiento. Si bien muy similares, la diferencia está en el sitio donde ocurren: mientras que el estiramiento está en el centro del vientre muscular, la distensión se genera en el ligamento o bien en la unión músculo-ligamento. Ocasionada por un esmero excesivo del músculo (agudo) o bien por movimiento prolongado y repetitivo usando exactamente el mismo músculo (crónico).

Por ello, el estiramiento y la distensión no es exactamente lo mismo. Se puede distinguir las 2 lesiones sabiendo el sitio del dolor. En el caso de duda, una resonancia imantada o bien una ecografía pueden identificar el sitio preciso.

El tratamiento, como el tiempo del mismo, va a depender del grado de la lesión, que se describe ahora.

Disfunciones musculares: en contraste a las lesiones musculares, no afectan a la integridad de la fibra muscular. Están relacionadas con el mecanismo de contracción muscular.

Vitaminas esenciales que necesitas al entrenar

 

Las vitaminas y minerales son importantes para el organismo, ya que son las que hacen al cuerpo funcionar de la manera correcta. Mientras más actividades realizamos, más vitaminas y minerales necesitamos, si no tomamos las vitaminas necesarias podría disminuir los efectos del entrenamiento, ya que estas ayudan a que el cuerpo procese de mejor manera el ejercicio.

Las vitaminas esenciales que necesitas al entrenar son:

  • La vitamina A:

La vitamina A, ayuda a formar el cuerpo y a producir las membranas mucosas, mantiene el esqueleto y el tejido blando. Además, la vitamina A ayuda a que tu esqueleto se recupere de los daños causados en huesos y articulaciones por el ejercicio más que todo por el levantamiento de pesos, por lo tanto es ideal tomar vitamina A antes de entrenar, si la misma no está presente en tu dieta diaria.

  • La vitamina B12:

La vitamina B12 es fundamental para aportar energía al cuerpo, la formación de eritrocitos y la hemoglobina. Además, mejora la memoria y la resistencia aeróbica. La dosis diaria recomendada es de 2 microgramos diarios.

  • La vitamina B1:

Ésta vitamina es esencial para convertir los carbohidratos en energía, también mejora considerablemente la resistencia y mejora de manera notoria el funcionamiento del sistema nervioso.

  • La vitamina B2:

Tiene un papel importante convirtiendo las proteínas, carbohidratos y lípidos en energía. También, tiene efectos antioxidantes y estimula considerablemente las actividades atléticas.

  • La vitamina B3:

La vitamina B3 tiene la posibilidad de convertir azucares, grasas y proteínas en energía, lo que es útil para realizar el entrenamiento, consumir diariamente de 1,6 microgramos a 2 microgramos será suficiente.

  • La vitamina B6:

La vitamina B6, es excelente para elevar las defensas, evita los espasmos musculares y calambres. Además es un diurético natural.

  • La vitamina C:

Además de ayudar al cuerpo a absorber el hierro (encargado de transportar el oxígeno en el cuerpo) también es ideal para ayudar al crecimiento corporal, ya que acelera el proceso de la reparación del tejido muscular, ayuda a mantener los vasos sanguíneos saludables, quienes ayudan a los músculos a absorber los nutrientes. También ayuda a los huesos y los tejidos conectores. Es antioxidante por excelencia y ayuda a combatir infecciones.

  • La vitamina E:

La vitamina E, es ideal para prevenir las fatigas por altura, es antioxidante, previene infecciones, sube las defensas y previene enfermedades cardiovasculares.

  • Potasio:

Ayuda a mantener estables los niveles de presión arterial, también ayuda en la transmisión de impulsos nerviosos, latidos del corazón y contracción muscular. La dosis diaria recomendada es de 2000 microgramos.

  • Calcio:

El calcio, además de la solidez en los huesos, ayuda en la actividad enzimática, la contracción muscular y la transmisión de impulsos nerviosos. La dosis diaria recomendada es de 800 microgramos.

  • Hierro:

El hierro es idóneo para evitar la fatiga y mejorar el rendimiento físico. Además, mejora el sistema inmunológico, la memoria y te mantiene en estado de alerta. La dosis diaria recomendada varía entre 10 y 15 microgramos.

  • Magnesio:

Ayuda a la transmisión de impulsos nerviosos, la síntesis de proteínas y a mantener los huesos fuertes. La dosis diaria recomendada rodea entre los 280 y 350 microgramos.

  • Zinc:

El zinc previene el envejecimiento y es el principal protector del sistema inmunológico. La dosis diaria recomendada es de 12 a 15 microgramos.

  • Selenio:

El selenio posee antioxidantes y ayuda a tu organismo a defenderse de los radicales libres, producto de demasiado esfuerzo. La dosis diaria recomendada varía entre 0,055 y 0,077 microgramos.

  • Ácido fólico:

El ácido fólico es necesario para que el cuerpo aproveche azucares y aminoácidos, también ayuda a el proceso de división de células y a la formación de hematíes. La dosis diaria recomendada es de 180 a 200 microgramos.

  • Omega 3:

El aceite omega 3, es ideal para entrenar ya que ayuda a tonificar tu cuerpo y a bajar de peso, también ayudara a fortalecer tus músculos.

Recuerda que si vas a tomar suplementos vitamínicos debes asegurarte de que estos no se encuentran en tu dieta diaria, ya que de exceder la ingesta de vitaminas y minerales puede provocar una intoxicación. Es importante siempre consultar a un experto certificado o con tu médico de cabecera.

Mas info en https://powerexplosive.com/category/nutricion/